¿Y si no me puedo poner epidural?

Muchas mujeres nos consultan porque por distintos motivos no pueden ponerse la epidural y no saben que pueden hacer para no sufrir en el momento del parto.

Si este es tu caso o, por el contrario, directamente no contemplas ponerte la anestesia epidural ( o no te da tiempo, como fue mi segundo parto), estás de enhorabuena, porque puedes tener un parto natural y relativamente indoloro gracias a tu propio cuerpo, que tiene las herramientas necesarias para que esto se produzca.

Cuando eres consciente de tu cuerpo, de cómo funciona, de cual es el proceso del parto y de cómo podemos facilitar ese proceso, las mujeres somos poderosas y tenemos la capacidad de decisión sobre nuestro cuerpo y nuestro parto.

Saber que hay ciertos movimientos que puedes realizar para acelerar la dilatación, que tu propio cuerpo te pide y que debes aprender como escucharlo. Saber que hay métodos que reducen el dolor, como las duchas calientes, los masajes de tu pareja… Saber que las hormonas pueden hacer que las contracciones sean más eficientes y menos dolorosas. Saber como comunicarte con tu bebé y ayudarle a nacer. Saber hacer un equipo ganador con tu pareja y con los profesionales médicos que te atiendan en el momento del parto…

No te vamos a asegurar que tengas un parto orgásmico, (que haberlos, los hay), pero si podemos entrenar nuestro cuerpo, de manera física y emocional para tener un parto más fácil y seguro, sin necesidad de intervenciones artificiales e innecesarias.

Técnicas como el entrenamiento físico para embarazadas, la meditación y el hipnoparto, están ayudando a muchas mujeres que no pueden o no quieren ponerse la epidural y vivir esa experiencia de su vida de la mejor y más consciente manera posible sin tener que pasar el peor trago de su vida, al contrario: sintiendo y teniendo el control de su cuerpo y el proceso.

Si quieres saber cómo podemos ayudarte a conseguir ese parto consciente, natural y deseado, comunícate con nosotros.

Menú