¿Que es un parto natural?

Ante la polémica que se ha generado cuando en esta página se hacía referencia a un parto natural, creemos necesario explicar que es un parto natural y cuales son la implicaciones que tiene.

A menudo la gente hoy en día suele relacionar el parto natural con el parto que se realiza en casa, o con el que la mujer decide tener ella sola sin ningún tipo de ayuda profesional.

Por supuesto que se pueden dar esos casos cuando se produce un parto natural, pero no de manera exclusiva debe ser así. Un parto natural puede producirse en un hospital o en cualquier lugar con equipamiento sanitario, ya que no tiene que ver con el lugar en el que se se desarrolla el parto, sino en el modo en el que se se desencadena y desarrolla el mismo.

Por lo tanto, denominamos parto natural a aquel parto que da comienzo de forma espontánea y que se desarrolla de una manera natural sin intervención médica ni medicación.

El parto se considera «a término» entre la semana 37 y la 42″. Es entre esas semanas cuando consideramos que un bebé está completamente formado y preparado para nacer. Siempre que no haya ninguna contraindicación ni problema grave durante la gestación, la mujer puede hacer vida normal hasta la llegada de su bebé. En el momento en que el bebé esté preparado, las hormonas entrarán en acción y se desencadenará el parto de forma natural y espontánea. Comenzarán las contracciones y la dilatación (que deberá llegar hasta los 10 cm para que la cabeza del bebé pueda pasar por el canal del parto), que pueden durar desde unas horas a un día entero. Se considerará un parto natural aquel en el que la mujer puede moverse libremente durante el periodo de dilatación y del parto, sin sufrir intervenciones médicas (Episiotomía, cesárea…).

En el parto natural, la mujer sigue las señales de su propio cuerpo, el ritmo lo marca ella y los profesionales están preparados para cualquier intervención si algo se complicara en el proceso. Mientras no surja ningún problema, los profesionales apoyarán a la madre y la ayudarán creando un ambiente humanizado y respetado.

Los partos naturales son muy beneficiosos para la madre y para el bebé que, tras el parto, crean un vínculo especial que les unirá de por vida. Tanto el piel con piel como el «chute» de Oxitocina natural que los dos tienen en el momento del parto, son fundamentales para completar un periodo en el que han sido uno, y que ahora se transforma en una relación amorosa de por vida.

Tras un parto natural, las mujeres tienen una recuperación más rápida (ya que no han tenido que pasar por una intervención).

Lo mejor es poder tener un parto natural en un entorno hospitalario donde realicen partos respetados y humanizados. De este modo, las mujeres pueden tener el parto natural que desean pero a la vez están atendidas ante cualquier eventualidad que pudiera surgir. Afortunadamente cada vez hay más profesionales que ven necesario dejar a las mujeres escuchar su cuerpo y acompañan y apoyan a las mujeres en sus partos, dejando las intervenciones solamente para momentos estrictamente necesarios.

Desde Embarazo Consciente trabajamos la mejor manera de llegar al parto a través del Método Laxmi (Parto sin miedo, fácil y seguro). No dudes en pedirnos información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú