Errores que debes evitar al hacer Pilates

Cuando nos recomiendan que comencemos a realizar el método Pilates (ya sea de forma preventiva o para solucionar algún problema que tengamos), no podemos ponernos el mundo por montera y tirar para adelante con lo que sea. Es necesario seguir ciertas normas y evitar algunos errores muy comunes y que pueden hacer que el Pilates no solo no sea beneficioso para ti, sino que incluso pueda resultar dañino y contraproducente.

Para que puedas aprovechar todos los beneficios del método, vamos a mencionar algunos errores muy comunes que cometen los principiantes y que hay que intentar evitar a toda costa:

1.- No buscar un buen profesional: Si, hay muy buenos profesionales, pero hay otros que simplemente se han hecho un curso por internet y tira millas… El buen profesional del pilates debe tener, al menos, formación en otra rama de la Educación Física en la que haya tenido que estudiar anatomía y fisiología del movimiento. Tener una base anatómica sobre la que sustentar bien los conocimientos, desde mi punto de vista, es fundamental.

2.- Huye de las clases masificadas: El método Pilates es muy preciso en cuanto a los músculos y partes del cuerpo que se trabajan y en cuanto a los movimientos que se realizan. Una mala ejecución en los mismos puede ser desastrosa, y la corrección del profesor es fundamental. Si un instructor tiene más de 10 alumnos a su cargo, es complicado que pueda tener ojos para todos, sobre todo si son principiantes. Te recomiendo grupos reducidos en locales específicos o pequeños gimnasios.

3.- «Quemarte» en las primeras clases: Como ya comenté, el método se basa en movimientos muy precisos. Algunos cuestan más que otros, pero debes de tener en cuenta que, no por sudar la gota gorda activando el abdominal, vas a conseguir mejores resultados. Cada movimiento de compone de muchas cosas que tienes que hacer a la vez y al principio cuesta, así que céntrate en las instrucciones que te de el monitor, que la dificultad de los ejercicios llegará tarde o temprano.

4.- Informa al monitor si tienes alguna lesión o problema: Antes de comenzar en una clase de Pilates, el monitor debería preguntarte si tienes alguna lesión o problema de salud. Si no te lo preguntara, deberás contársela tu (o mantener a ese instructor en cuarentena). Cuéntale todo, aunque no te parezca importante, porque los ejercicios se deben adecuar a tus circunstancias personales.

5.- Mantener una posición arrogante: Te sorprendería la de alumnos que llegan diciendo al monitor lo que pueden y no pueden hacer… Mantén una actitud de escucha y aprende de lo que te dice tu instructor. Él es el profesional y el que te indicará cuando avanzar y cómo. Prepárate para hacer ejercicios que te cansarán, te frustrarán o te parecerán imposibles… Poco a poco.

Si no cometes estos errores, prepárate para disfrutar del método Pilates.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú